La poetisa somalí Warsan Shire escribió: “Nadie pone a su hijo en un barco a menos que el agua sea más segura que la tierra”.  Esta mañana me encontré con este verso en twitter, y busqué el poema completo, un poema titulado “Casa”  que habla de los refugiados y que comienza con los versos:

“nadie abandona su hogar a menos que

el hogar sea la boca de un tiburón

solo corres hacia la frontera

cuando ves a toda la ciudad corriendo también”.

Para más de 65 millones de personas su casa se ha transformado en la boca de un peligroso tiburón. Para más de 65 millones de personas montarse en una barquilla que sale al océano Atlántico o al mar Mediterráneo es más seguro que caminar por las calles de su país. Según ACNUR hoy hay más desplazados forzosos que cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial.

Entre los 10 principales países que acogen a refugiados en el mundo solo hay un país europeo: Alemania. El 84% de los países de acogida son países empobrecidos, países como Turquía, Paquistán, Líbano, Uganda o Kenia, mientras los gobiernos como el de España miran para otro lado, o prohíben a sus ciudades que acojan a refugiados, o ponen a sus fuerzas de seguridad a disparar a personas que caen al agua sin saber nadar.

Desde el Ayuntamiento de Santa Lucía llevamos décadas denunciando este orden internacional injusto. Hace 26 años, en marzo de 1991, Camilo Sánchez escribía en el discurso de inauguración del primer Espal: “En las sociedades desarrolladas se propicia permanentemente un estado de opinión que suaviza y maquilla la realidad del holocausto de las tres cuartas partes de la Humanidad. El sufrimiento  prolongado y creciente de miles de millones de seres humanos inocentes no puede ocultarse, los niveles de bienestar de una minoría no deben tener como soporte la miseria de multitudes inmensas”.

Estas Jornadas de Solidaridad Alcalde Camilo Sánchez que inauguramos hoy, Día del Refugiado, tienen este año el título “Sin Refugio”. Un año más estas jornadas nos sirven de encuentro a las personas que consideramos que tenemos que cambiar este orden económico internacional injusto. Sabemos que no podemos cambiarlo desde el Ayuntamiento. Pero sí podemos contribuir a ese cambio. Y en las últimas décadas lo hemos hecho organizando el Encuentro de Solidaridad con los Pueblos de África y Latinoamérica, sensibilizando al alumnado y profesorado con la programación de charlas en los centros educativos, hemos apoyado proyectos de cooperación internacional, también hemos apoyado desde el principio el centro para refugiados que hace 25 años abrió CEAR en Vecindario…

El mismo gobierno estatal que ha promovido leyes para impedir que desde los ayuntamientos podamos ser solidarios con otros países, es el que ha tenido una actitud vergonzosa con los refugiados. Mientras desde la sociedad española se han producido movilizaciones a favor de los refugiados, el Gobierno estatal apuesta por un mayor control de las fronteras. En su último libro: “Aporofobia, el rechazo al pobre”, la catedrática de Ética y Filosofía Política   Adela Cortina destaca la solidaridad de los pueblos frente al egoismo de los gobiernos europeos. Dice Adela Cortina: “La hospitalidad personal sigue siendo indispensable para responder con altura humana a retos como los que plantean los éxodos masivos producidos por el hambre y las guerras, y  a los que previsiblemente están por venir por la paulatina desertización de la Tierra. Pero es insuficiente y se hace necesaria también la institucionalización de la hospitalidad”.

Hoy vamos a ver aquí un ejemplo de esa hospitalidad o solidaridad personal, la experiencia de David Fuertes en Grecia. Quiero dar las gracias a David, también a la Asociación de vecinos Teneguía, y la Federación Ventolera, y al cabildo de Gran Canaria por colaborar con el Ayuntamiento en la realización de estas jornadas, que este año están dedicadas a los refugiados y refugiadas, a esa gente que, como dice el poema de Warsan Shire, nos están diciendo: “quiero ir a mi hogar,

pero mi hogar es la boca de un tiburón

mi hogar es el cañón de la pistola

y nadie abandonaría su hogar

a menos que el hogar te persiguiese hasta la orilla”.

Ahora que están en esta orilla, lo mínimo que se merecen es nuestra solidaridad y nuestra hospitalidad. Muchas gracias. Buenas noches.

@DuniaGonzalez_

Discurso de las XIV Jornadas de Solidaridad Alcalde Camilo Sánchez celebradas hoy 20 de junio de 2017 en la AV Teneguía.