El pasado mes de febrero  los sindicatos UGT y Comisiones Obreras  presentaron en Gran Canaria y Tenerife el libro: “Las que limpian los hoteles. Historias ocultas de la precariedad laboral”, un trabajo de investigación elaborado por Ernest Cañada.

Un estudio que recoge el testimonio de muchas mujeres camareras de pisos en hoteles en distintas comunidades autónomas españolas. Las camareras de piso representan  el 20 % del personal de la industria hotelera. En los últimos años se ha incrementado su  precariedad laboral con la utilización de empresas de trabajo temporal para evitar hacerlas fijas. Según recoge el libro este empeoramiento de las condiciones laborales provoca que muchas mujeres terminen necesitando un tratamiento para el estrés. El doctor Joan López Lloret dice: “aún no he visto a ninguna camarera de piso llegar a los 65 años para jubilarse”.

No solo estamos ante un problema global de la sociedad, de desigualdades económicas, también hay que hablar de las desigualdades por género. Porque aunque hoy estemos aquí una vicepresidenta del Gobierno, una alcaldesa, unas concejalas y otros cargos públicos que somos mujeres, hay que decir que el patriarcado sigue existiendo, lo seguimos padeciendo en todos los sectores, en la política, en la economía, en las relaciones labores, y ustedes son un ejemplo claro.

Quiero agradecer a la vicepresidenta del Gobierno, Patrica Hernández, que haya elegido Santa Lucía para convocar esta reunión. Es una forma de reconocer que nuestro ayuntamiento fue la primera institución de Canarias que realizó una declaración institucional, en el pleno del pasado mes de marzo, todos los grupos de forma unánime pedimos en esa declaración “la adopción de medidas que adecuen la carga de trabajo, donde se adapte el número de habitaciones y control del mobiliario que tienen que rodar y manipular”. También pedimos en esa declaración “la realización de estudios ergonómicos y psicosociales reales. En los que se recoja el número de habitaciones o apartamentos a realizar en una jornada de trabajo, donde se contemple también el trabajo que realizan en las zonas comunes y pasillos, además de las habitaciones”. Pedimos “la exigencia a las Mutuas  de la vigilancia de la salud, que tomen medidas con los trabajos que afectan a su salud”. Y solicitamos “el establecimiento de los descansos entre número de habitaciones realizadas”.

Declaraciones institucionales como las que aprobamos en este ayuntamiento no deberían ser necesarias en una comunidad autónoma en la que están produciendo récords de número de turistas. El aumento del número de visitantes es una oportunidad para los empresarios para crear más empleo y de más calidad en el sector turístico. Tantos discursos sobre la calidad del turismo, y un turismo de calidad no se puede ofrecer si no hay calidad en las relaciones laborales, si no se mejoran las condiciones de las camareras de piso.

@DuniaGonzález_

*Intervención ante la asamblea de camareras de piso celebrada en el salón de actos del ayuntamiento de Santa Lucía el 3 de agosto de 2016. En el encuentro estuvo presente la vicepresidenta del Gobierno canario Patricia Hernández.